Pasen y vean

         
          Coincidieron en el descansillo, esperando el ascensor. Le dice ella a él: “Estoy pasando un momento raro”. Y se calla ella. Comienza a pensar él. Aunque pudo ser al revés. Quizá fue al revés. Al salir del ascensor, arriba el descansillo.
          ¿Y quién no? ¿Quién no pasa momentos? ¿O son los momentos los que le pasan a uno? En realidad, pasamos todos. Unos antes y otros después. Unos ya pasaron y otros pasarán. Los momentos. Los momentos también. Pasan unos sobre otros. Lo raro sería que no pasaran.
          Entonces, ¿qué hay de raro? El perro verde. Y los ratones colorados. Ah, no; esos no son raros, son listos, que no se dejan ver. La mujer barbuda, tal vez. No, rectifico. Rara no es. Ella es la víctima. Como todos los demás. Todos en el mismo circo. 
          Raramente el raro soy yo. ¿Quién en un atisbo de rareza, quién en un momento –de esos que pasan, digamos, de lucidez–, quién podría enrarecerse hasta el punto –y la raya– de autodenominarse raro?
          Que pasen, sí. Por sí mismos o por mandato, que, para el caso, da igual.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Milagrosa coincidencia

 

Hoy es la fecha del día en el que escribo, o cuando tú lees. Me despierto de madrugada, o incluso antes de que anochezca. Desde luego, antes de que el sol se haya puesto. De otra manera, es imposible que pudiera escribir. ¿Te lo imaginas? Si no, no pasa nada. Ya pasó.

Imagina otra cosa mejor. Mejor para ti, mejor para mí. Mejor. ¿Hay algo mejor que imaginar lo que antes no imaginaste? Imagina ahora. Mejor que imaginar: vivir, sentir.  Sentir que sientes, sentir que vives. O, a ratos, dejar de sentir. Dejar que se vaya, y que no vuelva. ¿Acaso te pertenece? No. No es tuya. ¿De quién será pues? ¿A quién obedece? A ti, en cualquier momento. Otras veces no. Déjala ir. Ya está escapando. Sigilosa, sale. Adiós.

¡Qué alivio! Sentir otra vez. Luz. Color. Calor. Claridad. Frescura. Sí. Alegría. Quedó la puerta cerrada. Se acabó. No es una película. Ni una obra de teatro. Es real. Ahora, sólo el viento agita las olas. Gritan las odas. Calla el viento. Silencio silencioso en medio del silente interior. Vacío. Y ahora, ¿qué? Vuela. Vive. Siente. Miro. Veo. Vivo. Suave suavidad que acaricia.

¿Qué es? ¿El Espíritu de Dios? ¿O el amor en estado puro? Puro delirio. De alegría. ¿Acaso no he despertado? ¿Acaso escribo sonámbulo? Igual que sonámbulo vivía. ¿Quién más? ¿Quién más escribe? ¿Quién más despierta? ¿Quién vive?

La noche amaneció y ahora ilumina el día. Luz para ti. Luz para mí. Luz en lo alto. Por encima de nuestras cabezas. Luz en nuestra cabeza. Mentes iluminadas. Desde hoy, o desde mañana. Descanse en paz el ayer doloroso. ¡Gloria al Dios vivo! Ya no hay cruz. Sólo luz. Brilla. Ilumina. Ya pasó. Todo está bien. Todo está bien. Tú y yo. Los demás también. Luz. Paz y bien.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Los pilares de la amistad

 

¿Se tambalea la amistad en estos tiempos? ¿Acaso no son suficientemente fuertes sus pilares? Pareciera que no, cuando escuchamos a muchas personas decir: “A este paso, nos quedaremos sin amigos.”

¿Cuáles son los pilares de la amistad, entonces? ¿Puede ser, como el amor, incondicional la amistad? Quizás lo sea para quien dice: “A pesar de todo, nuestra amistad perdurará.”

¿Perdurá la tuya? ¿Cuáles son, pues, los pilares de tu amistad? Compártelo con nosotros, por favor, completando este cuestionario anónimo:

                    Los pilares de la amistad

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Una preguntita, o dos

  • Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? (Lucas 6, 20)
  • ¿Qué buscáis? (Juan 1, 38)

Jesucristo planteó sin ningún preámbulo estas preguntas a sus discípulos. Hoy en día, siguen vigentes para cada uno de nosotros. Aunque no responderlas es ya una manera de responder, siempre habrá quien te las repita, o te plantee otras similares:

  • Y tú, ¿quién dices que eres tú?
  • ¿De qué escapas?

Entonces, en el fondo, tú, y sólo tú, sabes qué vas a hacer y por qué.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Sin reparo ni tibieza

Por fin hoy me atrevo a tratarte sin delicadeza,
Después de tantos años dejándote hacer,
Lo que sin duda no es más que entorpecer,
Mi camino a lugares que nunca imaginó tu bajeza.

No aparentas tanta maldad,
Cuando argumentas con ligereza
Que “Ya habrá otra oportunidad”,
Y cuestionas si “¿No serán aires de grandeza?”

No digo que no aspire a más de una proeza,
De momento,  sólo a usar mis destrezas.
Extraño para ti que, cargada de sutileza,
Y muy afanada, aireas mis flaquezas.

Pensé que eras parte de mí,
Como el miedo o la tristeza.
Que tendrías una noble razón de existir,
Y que actuabas con franqueza.

Camuflada siempre tras aparente razón,
pretendes enmudecer mi corazón.
¡Cuán pernicioso es tu engaño!,
que, prolongado, acrecienta el daño.

Como recién inspirado por un sueño,
Sé que sólo existes en mi cabeza.
De mis actos, yo soy el dueño.
Harto de ti, grito hoy sin reparo ni tibieza:

Para siempre, adiós maldita pereza.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Negacionistas

Van en contra de lo que yo creo. En contra de lo que yo digo. En contra de lo que yo hago.  En contra de lo que sale en la televisión y en la radio. Piensan diferente. Actúan diferente. Opinan diferente.

Me desafían. Cuestionan mis planteamientos. Apelan a mi actitud crítica. Elijo mirar para otro lado. Las ignoro. Las etiqueto: NEGACIONISTAS. Ya no existen para mí como individuos. Son todas una, y no me representan. Las desprecio.  

Así no me ocupo de sus razones, ni de su historia. Porque, si lo hiciera, descubriría que entre ellas también hay grandes eminencias en biología, medicina, epidemiología, y más. Muchas de esas personas también han perdido familiares y amigos. Aún así, van en contra.

Las hay en todo el mundo. ¿Quiénes son y por qué, las más mediáticas, ponen en riesgo sus puestos de trabajo, su reputación, sus amistades, sus relaciones familiares? ¿A cambio de qué verdad? ¿O es sólo por la libertad? Al final, me dan que pensar. 

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Honrar a nuestros difuntos

De múltiples maneras queremos honrar a nuestros difuntos, los más recientes y los que fallecieron años atrás. Ruego una oración -una más- por todos ellos, conocidos, y por los de otras personas, entre ellos:

  • 112.714 fallecidos por cáncer en España en el año 2018 (*)
  • 99.149 fetos abortados en España en 2019 (**)
  • 49.520 fallecidos por coronavirus en España en el año 2020 (***)

(*) Datos del Instituto Nacional de Estadística (INE): defunciones por cáncer, 2018
(**) Datos del Ministerio de Sanidad: abortos, 2019
(***) Datos del Ministerio de Sanidad a 21/12/20 (72.910 personas a 17/3/21): muertes por coronavirus, 2020-2021

Descansen en paz.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

¡Gracias, doctor!

  

Sentir agradecimiento y no expresarlo es como envolver un regalo y no entregarlo. -William Arthur Ward-

Gracias Dr. don Luis Miguel Benito de Benito, por su acompañamiento todo este tiempo, y por mostrarnos otra perspectiva de la realidad.

www.El médico tras la verdad 
COROVANVIRUS. Tras la vacuna
También en Telegram: DrDeBenito

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

¿Cómo tener éxito en tus empresas y proyectos?

 

Suelo leer ensayos. Me gusta leer ensayos. Textos que inspiran la mente y estimulan el ánimo. Con frecuencia, incluyen recetas. Normalmente, contrastadas. A alguien le han funcionado. Sobre comunicación personal y en los negocios; sobre educación de niños y jóvenes; sobre mútiples –y muy prácticos- asuntos. Hoy, al levantarme, abro al azar el libro que quedó la noche anterior sobre la mesa del salón.

  • Cuando muera, hijo, dame digna sepultura. Respeta a tu madre, no la abandones mientras viva. Complácela, no entristezcas nunca su corazón. Recuerda, hijo, que sufrió por ti muchos peligros mientras te llevaba en su seno.
  • (…) Pórtate bien toda tu vida. No vayas por caminos de iniquidad, pues si obras la verdad tendrás éxito en tus empresas, igual que los que obran la justicia.
  • Da limosna de cuanto posees; no seas tacaño. (…) Da limosna en la medida que puedas. (…)
  • Guárdate, hijo, de la fornicación. (…), ama a tus parientes.
  • La soberbia acarrea inquietudes y ruina. La pereza conduce al hambre y a la pobreza. La pereza es madre de la miseria. 
  • (…) Pon cuidado, hijo, en toda tu conducta, compórtate con educación. No hagas a nadie lo que tu aborreces. No bebas en exceso; no te aficiones a la embriaguez.
  • Comparte tu pan con el hambriento y tu ropa con el que está desnudo. Si algo te sobra, dalo con generosidad al pobre, y que tu ojo no mire cuando des limosna. (…)
  • Busca el consejo de los sensatos; no desprecies los buenos consejos. Alaba al Señor Dios en todo tiempo, ruégale que oriente tu conducta. Así tendrás éxito en tus empresas y proyectos. (…)
  • Recuerda, hijo, estos preceptos, no los olvides jamás.

Se trata de un pasaje del Antiguo Testamento: textos extraídos del capítulo 4 de Tobías, que conservan su validez todavía.  Aunque, según en quiénes, cueste reconocer.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

 

Nubes después de las nubes

¡A ver si pasa todo! Lo oímos sin cesar. Lo dices tú, lo digo yo.
Imagina que ya todo ha pasado. No importa cuánto tiempo haya transcurrido. El suficiente. ¿Lo imaginas?

¡Qué alegría! Todo ha pasado ya. Piensa, por un momento, gracias a qué:
 – ¿Gracias a las mascarillas en todos los lugares, a todas las horas, con cualquier persona?
 – ¿Gracias al distanciamiento, incluido el de las personas más cercanas?
 – ¿Gracias a las reuniones de diez? ¿A las de seis? ¿O a las de cuatro?
 – ¿Gracias a las limitaciones de aforo en restaurantes, teatros, conferencias, lugares de culto, pero no en el transporte público?
 – ¿Gracias a dejar de abrazar a tus padres, a tus abuelos, a tus hijos?
 – ¿Gracias a las vacunas?
 – ¿Gracias al estado de alarma y a quienes lo impusieron?

¿Gracias a qué de todo lo anterior? ¿A todo, todo? No habrá certezas. Entonces, por si acaso, intuyo que:
  – Seguirán siendo obligatorias las mascarillas en todos los lugares, a todas las horas, con cualquier persona.
  – Seguirá siendo obligatorio el distanciamiento, incluido el de las personas más cercanas.
  – Seguirán restringiendo las reuniones a seis o cuatro personas.
  – Mantendrán las limitaciones de aforo en restaurantes, teatros, conferencias, lugares de culto, pero no en el transporte público.
  – Seguirán recomendando no abrazar a tus padres ni a tus abuelos ni a tus hijos.
  – Mantendrán las vacunas de por vida.
  – Mantendrán el estado de alarma –o amenazarán con él para seguir legislando a su antojo-, los mismos gobernantes de ahora, o los que los sucedan.

Dirás, tal vez, que esta es una visión catastrofista. Y que me equivoco. Que después de uno, tres o cinco años, ya no habrá rastro del virus. Y digo yo, ¿qué virus? Otro saldrá, o este mutará. Entonces, rastro no habrá de nuestra libertad. O, quizá, superman nos venga a rescatar, disfrazado de  verdad. 

Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com