Los verdaderos pilares de la amistad

Al menos, los verdaderos para las 64 personas que respondisteis al cuestionario de marzo de 2021. ¡Muchas gracias a todas! Y muchas gracias a quienes lo compartisteis con familiares y amigos para que ellos pudieran completarlo también. Aquí tenéis un resumen de las respuestas, junto con unas reflexiones mías. 

¿Qué importancia le das a cada uno de estos atributos a la hora de mantener una amistad?
      
      Según lo anterior, queda claro que lo que más valoramos en una relación de amistad es el apoyo que nos prestamos, que nos gusta que sea: apoyo emocional, mutuo y desinteresado.
      La solidaridad, también muy valorada, puede entenderse como una extensión del referido apoyo: la capacidad para comprender la situación del amigo y, en la dificultad, prestar ayuda, estar a su lado.
      Más del 80% de los participantes indican como totalmente o bastante relevante la reciprocidad o correspondencia. ¿Invalida esto la hipótesis del apoyo desinteresado? En mi opinión, no. Entiendo como desinteresado el hecho de que, en el momento preciso en el que se presta la ayuda, en ese momento, no hay un interés por parte de quien la da. Es obvio que, a la larga, interés siempre tenemos. ¿O acaso no mantienes una amistad porque te interesa?
      Pasemos ahora en lo que nos importa menos (nada o poco relevante). ¿Te has fijado en la poquísima importancia que le damos a la afinidad política, a pesar de las acaloradas discusiones que provoca (cuando nos saltamos la recomendable norma de no hablar de política)? Parece que a un amigo se le consienten sus inclinaciones políticas, al igual que las creencias religiosas o de otro tipo. Así hago yo, a no ser que esas convicciones y creencias le lleven a un radicalismo que raye la falta de respeto, o a la agresión verbal.
      Ahora bien, ¿da igual la naturaleza de las discrepancias, ya sean en materia de política, religión, salud, educación, crianza de los hijos, o cuidado personal? Porque, en esta época tan peculiar, algunas decisiones personales y la expresión de los motivos para tomarlas, están impactando negativamente en las relaciones de amistad, su frecuencia y su profundidad. ¿Resiste el apoyo emocional mutuo este desafío? La respuesta al atributo misma opinión en temas importantes nos puede dar una pista, ya que importa a un 33% de los participantes. Suficientes para que se note. Equivaldría a decir que, probablemente, uno de cada tres amigos podría dejar de serlo, o no lo sería tanto.
      Vayamos ahora con la siguiente pregunta del formulario: ¿Romperías con tu amigo/a si…
      
      Un primer vistazo a las respuestas sugiere que es verdaderamente difícil romper con un amigo. Parece que somos bastante tolerantes con sus deslices. Para la mayoría de los participantes, la calumnia y la difamación son el principal motivo para terminar una relación de amistad. Después, y no para tantas personas: haber tenido varias discusiones fuertes o contrastar que te miente u oculta información.
      Para continuar, me refiero ahora a una de las dos preguntas planteadas con respuesta abierta: ¿Qué otros atributos son importantes para ti en una relación de amistad? Los porcentajes siguientes no deberían compararse con los obtenidos por los atributos tratados hasta ahora, dado que aquellos exigían respuesta obligatoria, mientras que estos son los elegidos por los participantes de entre todos los que pudieran tener en mente, sin limitación ni referencia alguna.
      
       La confianza aparece como el atributo más destacado. Y es que para muchos –si no para todos- la confianza es la base de cualquier relación de amistad verdadera duradera. Hasta el punto de que, perdida la confianza, o bien se pierde la relación, o bien se mantiene de manera superflua, para contenidos triviales, sin mayor compromiso.
      Vamos con la segunda pregunta de las de respuesta abierta: ¿Qué otros motivos o situaciones te llevaría a romper la amistad con alguien?
      
      Los atributos más referidos como causas para romper una amistad son traición, mentira y deslealtad (que yo he agrupado por considerarlos afines), con un 17%. Además, si añadimos la indiscreción, las referencias aumentan hasta un 23% de los participantes. Y es que todas ellas socaban la confianza, a la que ya me he referido en el apartado anterior, como requisito esencial de las relaciones de amistad.
      Para concluir esta entrada, reproduzco aquí algunos de los comentarios que los participantes han dejado al final del cuestionario:
 

¿Te ha gustado la entrada y el estudio que reproduce? Déjanos abajo tu comentario, por favor.

¿Quieres compartir el ensayo completo o parte de sus contenidos? Puedes hacerlo, por supuesto. Por favor, hazlo citando siempre la autoría. Puedes descargarte el documento completo aquí:
Los verdaderos pilares de la amistad – Version para descargar

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Concomitancia irreverente

Ya nada es diferente. O todo.
Todo empieza a ser igual; similar a lo mismo.
Lo de siempre, o lo de nunca.
Tal vez a ratos, por momentos, o a intervalos.
Alguien maldice su suerte.
¿Por ser diferente, improcedente o, quizás, impertinente?
Sublime. O trivial. Siempre especial.
O terriblemente vulgar.
Ahora, antes, después. ¿Después de qué?
¿Acaso lo mismo, otra vez?
Anhelo de volar.
Lejos. Alto. Largo. Profundo.
Se le quebraron las alas.
Sólo en la imaginación.
Suficiente. No más. Intuición.
Delirio previo al exilio.
Enajenado. Envenenado.
No, no. Esperanzado.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Siete razones por las que me gusta limpiar el coche

 
Me gusta limpiar el coche y me gusta hacerlo yo. Por estas loables razones:

  1. Es una actividad fácil, mecánica, que no requiere especiales destrezas, preparación ni concentración. Tomándola con calma, me aporta relajación.
  2. Por lo anterior, mientras limpio, mi mente descansa, o trabaja de otra forma, que siempre es un beneficio adicional.
  3. Lleva poco tiempo, por lo que ni resulta una tarea tediosa ni cansada, más bien liviana.
  4. Sin que resulte una limpieza perfecta, ver los resultados y disfrutarlos me produce una moderada satisfacción. Moderada sí, pero muy fácil de lograr.
  5. Me recuerda los años de la infancia y las enseñanzas de mi padre, quien, como otros muchos taxistas de la época, limpiaba su taxi, normalmente, dos veces por semana. Eso si no llovía, en cuyo caso podían ser más. Y es que, ya lo decía él: “en este negocio, llevar el auto limpio es fundamental”.
  6. Un coche limpio, suele provocar elogios de quienes en él se suben. Y si bien los elogios en exceso, dicen, debilitan, en mi opinión, y en su justa medida, animan.
  7. Por último, terminada tan sencilla y gratificante tarea, queda el coche listo para la siguiente andadura, que, a veces, es toda una aventura.

Feliz domingo y feliz resto de verano, con o sin balleta en mano.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

¿Por qué algunas personas eligen no vacunarse? -y 8 preguntas más sobre el coronavirus-

Después de varias entradas breves, vienen ahora un conjunto de ellas excepcionalmente largas, además, sin ningún sentido alegórico. Sobre un tema de rabiosa actualidad. Digamos, sobre el tema. Lo hago desde el respeto a cualquier posición que pueda tenerse acerca de él.  Aquí comienza la primera:

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS ELIGEN NO VACUNARSE CONTRA LA COVID-19?

De entre todos los relativos al coronavirus, el de la vacuna es, con diferencia, el aspecto que mayor confrontación provoca entre la ciudadanía. Sencillamente porque, aquí, no hay punto intermedio: o te vacunas, o no te vacunas. Entonces, el debate, más o menos razonado, más o menos acalorado, está servido. En parte, porque las informaciones que circulan sobre las vacunas -sus bondades, sus efectos adversos, etc.- son de variada índole, aunque no siempre representativas de las dos posiciones posibles: pro y anti.  En adelante, nos referiremos a esta segunda opción, menos favorecida desde el punto de vista de información disponible, y, minoritariamente elegida por la población en general. 

Comencemos por presentar algunas de las últimas publicaciones de un conjunto de médicos pertenecientes a la asociación internacional, sin ánimo de lucro, World Doctors Alliance:

Volviendo en el tiempo al mes de enero de 2021, refiero aquí lo publicado por la prestigiosa revista LANCET, en su primer estudio sobre las vacunas, en el momento en el que comenzaron a administrarse:

  1. No había disponibles publicaciones revisadas por pares (otros científicos) sobre la eficacia de ninguna vacuna en desarrollo contra el coronavirus (SARS-CoV-2).
  2. No había vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2. 
  3. Las vacunas de los fabricantes Pfizer/BioNTech, Moderna y el Centro Nacional de Investigación de Gamaleya se encontraban -y todavía hoy- en la fase 3 de los  ensayos. 

Continúa LANCET en el mismo informe, refiriéndose ya sólo a la vacuna de AstraZeneca, de acuerdo a los primeros resultados sobre eficacia en ensayos clínicos en las fases de desarrollo 2 y 3 (enero de 2021):

  1. La vacuna AstraZeneca es aceptablemente segura y es eficaz contra el COVID-19 sintomático. 
  2. (Ello) sin que se hayan registrado ingresos hospitalarios ni casos graves en el ensayo (agrego yo: en enero de 2021, cosa distinta ha sido al comenzarse su administración, como ha quedado de manifiesto). 
  3. Los resultados positivos presentados en el estudio apoyan la solicitud de uso condicional o de emergencia de la vacuna AstraZeneca (que es lo que se ha autorizado en todos los países).

En resumen: la información sobre la eficacia de las vacunas es la aportada por los propios fabricantes, según los primeros ensayos en las fases experimentales 2 y 3, dice ser eficaz contra el covid sintomático y, a fecha de hoy, no se ha autorizado el uso de la vacuna en ningún país, solamente su uso de emergencia. 

Desde este primer estudio de LANCET, en enero de 2021, han pasado ya cuatro meses y el esperpento de la administración de las vacunas y su gestión ha sido tal, que muchos califican de circovid el ambiente creado.  Como muestra: la controversia sobre la administración de la segunda dosis, de Pfizer, en España, a personas menores de 60 años que recibieron la primera de AstraZeneca: ante la negativa de muchas de estas personas a seguir la recomendación del Ministerio de Sanidad de España -primera de AstraZeneca y segunda de Pfizer-, las propias autoridades sanitarias han solicitado a quienes exijan la segunda dosis de AstraZeneca, que firmen una declaración de rechazo de la segunda dosis de Pfizer. Todo esto, después de consultar con el Comité de Bioética de España, cuyo presidente, el Sr. Federico de Montalvo, en declaraciones a la emisora española COPE el pasado 20 de mayo de 2021, justificó así su recomendación no vinculante, que coincide con el criterio del Ministerio de Sanidad:

“(…) Negamos que haya un derecho a elegir, (…)  Lo que pasa es que se nos plantea el siguiente dilema: (…) si una persona rechaza vacunarse porque no quiere una pauta heteróloga (es decir, primera y segunda pautas con vacunas de distintos fabricantes) (…) esa persona quedaría sin vacunar, no porque sea una persona, vamos a decirlo metafóricamente, antivacunas, (…) y eso supondría una situación de riesgo para la colectividad y una situación de riesgo para la seguridad de la persona (…) Por tanto, como solución extrema (…) Aquí no es Pfizer o Astra. Aquí es quedarse sin vacunar o Astra. (…) No hay un derecho a la elección (…) Por eso el documento que firmaría no es un documento de consentimiento informado, que no se ha propuesto, sino sería un documento de rechazo para que, como dice la ley, cuando rechazamos un tratamiento debe constar por escrito, y obviamente no la vamos a incluir en el registro de rechazo a la vacuna porque esa persona no está rechazando vacunarse, está rechazando vacunarse con una vacuna (…) hay que entender que, en este contexto de incertidumbre, la gente no es que rechace caprichosamente, sino que rechaza porque hay una gran incertidumbre que genera inquietud. «

Es decir, digo yo, en este caso, la persona no puede elegir, a ella se le exige un documento de rechazo. Sin embargo, en contra de la ley del paciente en España, no se están proporcionando documentos de consentimiento informado para el resto de vacunas administradas. Por suerte, no se incluirá a la persona en el registro de rechazo de vacunas -o sea, existe tal registro-, porque no es que la rechace caprichosamente.

¡Vaya tela! ¿Dónde están, distinguidos integrantes del Comité de Bioética de España, las circunstancias de urgencia y la necesidad de aplicar una solución extrema? ¿Qué evidencias tenemos, hoy en día, de dicha urgencia o emergencia?

Personalmente, no conozco a nadie que rechace caprichosamente las vacunas. Quienes las rechazan, lo hacen por razones que caen dentro de las siguientes categorías:

I) Consideran innecesaria la vacunación universal para todas las edades, sin importar las circunstancias de cada persona: sus patologías, su historial clínico, sus riesgos, su casi nula tasa de contagio. Ese es el caso de los niños y adolescentes. Además, para la inmunidad, consideran otras alternativas. Por ejemplo, haber pasado la enfermedad, o enfrentarse a ella con un sistema inmunitario reforzado. Esta opinión es respaldada, por ejemplo, por el doctor Luis Miguel Benito de Benito

Como alternativa, en caso de coger la enfermedad, defienden que se apliquen los tratamientos farmacológicos que se han demostrado eficaces, económicos y disponibles para todo el mundo. Por ejemplo, la hidroxicloroquina. También los alternativos, prohibidos por las autoridades sanitarias de algunos países. Por ejemplo, el dióxido de cloro, torticeramente calificado como lejía que, sin embargo, ha demostrado su eficacia, y sin efectos adversos. Lo ha documentado, a través de ensayos clínicos, por ejemplo, el doctor Manuel Aparicio Alonso. También, el máximo valedor del dióxido de cloro, el químico Andreas Kalcker

II) Quieren evitar los posibles efectos secundarios de las vacunas, a corto, medio y largo plazo, frente a las consecuencias de contraer la enfermedad. En base a las evidencias ya habidas con esta vacuna -y con las tradicionales-. Ello, a pesar del caos por la presunta falta de voluntad de las distintas autoridades por registrar los efectos secundarios reportados, si no la voluntad de ocultarlos, al igual que hacen muchos medios de comunicación. 

III) Rechazan la administración de vacunas en fase 4 de experimentación, que no han finalizado los ensayos clínicos y que tantos efectos adversos han mostrado ya, que han puesto de manifiesto la diferencia de criterios en cuanto a su administración en los distintos países.  

IV) Exigen que se cumpla la legislación vigente: Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. Entonces, antes de vacunarse, solicitan el documento de Consentimiento informado, que incluya:

Nombre completo y número de colegiado del facultativo que la prescribe, junto con su firma. 
Justificación médica de la idoneidad del tratamiento para la salud de una persona sana, que confirme que es una terapia idónea para evitar el mal que se pretende.
Relación de los supuestos beneficios y los posibles riesgos a corto, medio y largo plazos.
Descripción del producto, con la enumeración de cada uno de sus ingredientes, incluidos sus excipientes.
Información sobre tratamientos alternativos y sus características.
Aclaración de si el tratamiento es monodosis o multidosis y cuántas veces será necesario repetirlo, y si será anual, o de por vida.
En caso de que el tratamiento resulte en alteraciones de la salud, información sobre qué institución u organismo del Estado, empresa farmacéutica, compañía aseguradora u otra organización se hará cargo de los daños o perjuicios que pudiera provocar el tratamiento.

V) Sostienen que la conveniencia de la vacunación se basa en argumentaciones espurias y que esconde propósitos alineados con el transhumanismo, el control de los individuos, cuando no con la reducción de la población, como apuntan los que sostienen la hipótesis de la falsa pandemia, es decir, la plandemia

 El polifacético César Vidal informa sobre la decisión, perfectamente argumentada, del rabino Hanania Weissman, de Isarel, mediante 31 razones para el rechazo de la vacuna Pfizer, el pasado 24 de marzo de 2021. Entre otras: 

  1. No es una vacuna, porque no proporciona inmunidad. Es un tratamiento médico, y las autoridades -el establishment- engañan a la población con sus argumentos, refiriéndose al tratamiento como una vacuna, sin serlo. 
  2. Los beneficios de este tratamiento son mínimos y poco duraderos (lo que obliga a inoculaciones permanentes). 
  3. No se puede afirmar que sean tratamientos seguros porque no se conocen sus efectos a largo plazo. 
  4. Las compañías farmacéuticas no aceptan responsabilidad alguna por los efectos adversos. 
  5. Bill Gates -uno de los máximos promotores de la vacunación universal- está calificando las vacunas como esenciales para la supervivencia de la raza humana y, a la vez, piensa que el mundo tiene demasiada gente y debe ser despoblado. 
  6. Los beneficios de estos tratamientos están siendo exagerados, los riesgos están siendo ignorados, y lo desconocido está siendo apartado. 
  7. Quienes manifiestan su preocupación por estos tratamientos médicos están siendo acosados, calumniados, objeto de burla, amenzados, condenados al ostracismo… Siempre confiaré -ha dicho el rabino Weissman- en estos valientes, que luchan contra el establishment.
  8. Se trata del mayor experimento médico de la raza humana. Esto viola la ética médica. 
  9. Aunque muchas personas han muerto poco después de ser inyectadas, no se nos permite deducir que la inyección tenga nada que ver. Esto es anticiencia y,
  10. Todo esto apesta -concluye Weissman-.

A lo anterior, se unen las exigencias del Código de Nuremberg, entre otras, el consentimiento previo de la persona para que se le administre un medicamento o se le realice una prueba médica. En Israel, el bufete de abogados Suchowolski & Co ha presentado una demanda ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya por crímenes contra la Humanidad y, en concreto, por violación del Código de Nuremberg, perpetrado presuntamente por el Gobierno y otras autoridades de Israel. 

Como colofón a tanto despropósito, una última pregunta: ¿cómo algo tan supuestamente bueno, necesita de campañas publicitarias tan burdas como las desplegadas por el Gobierno de España o la Comunidad de Madrid, con mensajes de este tipo?

Vacunarse es seguro y es imprescindible. ¡Todo el mundo a vacunarse!
La vacuna es la solución. ¡Hay que vacunarse!
No hay que tener miedo a la vacuna. ¡Hay que vacunarse!

En realidad, este tratamiento al que se ha llamado vacuna, como cualquier otro, es voluntario, y su administración, tu propia decisión. 

En breve, en este mismo blog: 8 preguntas más que muchos nos hacemos sobre el coronavirus

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

8 preguntas más que muchos nos hacemos sobre el coronavirus

Como anticipaba en estas dos anteriores entradas: ¿Por qué algunas personas eligen no vacunarse?Sociedad polarizada -¿y magnetizada?-, con esta de hoy termino la serie sobre el tema estrella de nuestros días.  Lo hago respondiendo a otras 8 preguntas que muchos nos hacemos sobre el coronavirus. Tal vez quieras comenzar por la que más te llame la atención y seguir con el resto. 

1.- ¿Existe o no existe el virus? Existe. Uno o más. Que muta o no. Un patógeno o partículas que no se sabe todavía bien de qué tipo, que causan daño en el organismo humano. Las consecuencias son evidentes. Desgraciadamente en forma de muertes y perniciosas secuelas. Todos hemos sufrido la de familiares o personas más o menos allegadas, de ingresos en UCI y de casos llamados de covid persistente. Lo que no son tan evidentes, y nos daría mucha luz, son las causas. Apoyo la opinión del doctor Luis Miguel Benito de Benito, autor del libro Coronarivus, tras la vacuna, que, sin entrar en debates sobre si el virus se ha aislado o no según los postulados de Koch, afirma que él trata pacientes y que la clínica -es decir, los síntomas del paciente- es la clínica. Eso es lo que a él le vale. 

Es posible que, aparte del virus, algo más exista. Así lo afirma el doctor José Luis Sevillano, que sostiene la teoría ambiental y la sobre-exposición a campos electromagnéticos intensos como causa de muchas de los efectos de la covid. Todo ello, de acuerdo a sus hallazgos durante la práctica médica en la Francia rural, como médico de familia, y la constatación de presencia en sus pacientes de clínica inflamatoria, más que de clínica respiratoria. 

Por otro lado, a muchos nos surge la duda de cómo es posible que la covid responda por tantas patologías como se le atribuyen: dolencias respiratorias, inflamatorias, neurológicas, cardiovasculares, etc. Todo ello mientras dejan de atribuirse a otros virus, como el de la gripe, que paradójicamente, ha desaparecido, repentinamente, del mundo.

2.- ¿Virus importado o creado? Si bien conocer su origen podría aportarnos luz en las investigaciones,  a efectos prácticos de la mayoría de la ciudadanía, importa poco. Si el virus -o lo que sea- existe y, en consecuencia, está, hay que protegerse razonablemente y combatirlo. Dicho lo anterior, desconfío de las investigaciones auspiciadas por la OMS y la dictadura china para averiguar su origen. Parecen más respetables las realizadas por el periodista Nicholas Wade, recientemente referidas por el periodista Mario Noya en Libertad Digital, que apuntan a la hipótesis de que se trata de un virus de laboratorio. Hipótesis mantenida en su informe de 30 páginas publicado el 5 de mayo de 2021 en el Bulletin of Atomic Scientists, una prestigiosa revista que trata temas relacionados con la seguridad mundial y las políticas públicas.

3.- Entonces, ¿pandemia o plandemia, como casi se le escapó al presidente Pedro Sánchez en unas declaraciones, el 11 de mayo, en presencia de Alberto Fernández, presidente de Argentina?

Es decir, ¿Bill Gates fue un visionario cuando en 2015 profetizó la llegada de una pandemia o es que adelantó lo que ya estaba preparando alguien? Por ejemplo, lo que ya se había intentado antes, sin éxito, con la gripe A, porque, entre otras cosas, las vacunas llegaron tarde, cuando  el virus ya estaba en retirada, o porque nunca fue tan letal como se anunciaba. 

En este aspecto, me remito a las investigaciones de la prestigiosa periodista Cristina Martín Jiménez, plasmadas, entre otras publicaciones, en su último libro La verdad de la pandemia. Complementariamente, al documental The Big Reset -El gran reseteo-, que da una visión rápida y clara de una hipótesis muy plausible, a la vista de cómo ha quedado la economía mundial y cómo se han devaluado drásticamente muchos de los activos en manos de la clase media trabajadora. Al final, “no tendrás nada y serás feliz”, como proclaman las soflamas del foro Foro Económico Mundial -World Economic Forum-.

Mientras tanto, ahí están los fondos europeos –como si no fueran deuda de los países a los que llegan-, para ser aplicados a un plan eufemísticamente llamado de Recuperación y Resiliencia, que endeuda, en este caso, a España y a los españoles de esta y de unas pocas generaciones venideras. Porque no, no se trata de préstamos a fondo perdido. Hay que devolverlos. 

4.-¿Enfermedad respiratoria, enfermedad cardiovascular, …? Respiratoria no parece. Al menos, no siempre.  Los primeros que negaron que se tratase de una enfermedad respiratoria fueron los médicos italianos, entre ellos Pasquale Bacco, después de tratar a los pacientes como si, en efecto tuvieran una enfermedad respiratoria. Hasta que, en medio del caos, con mil fallecimientos al día, desoyeron la prohibición -o recomendación, que para el caso da igual- de la OMS y, en su contra, decidieron realizar autopsias. Y las hicieron. Descubrieron cuerpos con muchos de sus órganos inflamados. Como consecuencia, modificaron los tratamientos, comenzando a bajar la tasa de letalidad y lo contaron al mundo, a través de comparecencias en el mismo parlamento italiano, en unas espeluznantes declaraciones del  mencionado doctor Pasquale Bacco, que entonó el mea culpa  por la aplicación de tratamientos contraproducentes para la enfermedad. Y denunció, en sus palabras, “la mentira de los enfermos asintomáticos”. Y mucho más: “el terrorismo de los confinamientos”! ¡Puedes escucharlas en el link anterior, que muestran sólo dos minutos de su extensa declaración.

5.- ¿Qué validez tienen las pruebas de PCR? Son un complemento a las pruebas diagnósticas, pero nunca la prueba diagnóstica. En consecuencia, su validez es muy limitada. Para muchos profesionales de la Medicina, de la Biología y de la Virología, esta es la gran estafa de la historia reciente. El pilar en el que se soporta todo el engaño. 

En primer lugar, lo evidente para los profanos: ¿enfermos asintomáticos, sin ninguna clínica en el momento de hacerse la prueba PCR, ni días después? ¿Enfermos sólo y exclusivamente porque el dispositivo lo indique? ¿Desde cuándo en la historia de la Medicina? 

En segundo lugar, la opinión de expertos abogados en los más gigantescos fraudes. Como Reiner Fuellmich, que llevó a los tribunales a la Volkswagen por el fraude de la emisión de gases de sus vehículos diesel, y a Deutsche Bank por prácticas fraudulentas y criminales. Ambos casos con sentencias condenatorias. Ahora, Fuellmich, junto a un equipo de abogados internacionales abandera la lucha contra las pruebas PCR, a las que tachan de fraude. Han creado el Comité Alemán de Investigación de Coronavirus para, con evidencias de los más prestigiosos científicos, como la World Doctors Alliance, apoyar legalmente a quienes acuden a los tribunales en sus respectivos países en contra de los atropellos de derechos que están sufriendo. 

Todos somos conscientes de que buena parte de las medidas restrictivas han tenido su fundamento en el número de casos, que ya no en el número de enfermos o en la letalidad del virus: aislamientos de personas, cierres perimetral de barrios, municipios, provincias y comunidades autónomas, toques de queda, prohibición de desplazamientos, de reuniones, y ahora, las vacunas. Muchos testimonios científicamente avalados informan sobre la magnitud del fraude: PlanetLockdown / Full Interviews, tratando de evitar la censura a la que son sometidos en las redes sociales. 

6.- ¿Es conveniente usar mascarilla? 

Ni siquiera la OMS ha mostrado coherencia sobre su uso ni sobre los beneficios que reporta, en comparación con los perjuicios. También ha habido confusión sobre, en caso de usarse, qué tipo de mascarilla usar, preferiblemente.

Quizá el fracaso más estrepitoso de la mascarilla es la evidencia del distinto uso que se le ha dado en los diferentes países. Y bajo qué circunstancias. ¿Acaso alguien reconoce que sea conveniente usarla en espacios abiertos, cuando transitas por ellos casi en soledad? Aún así, hoy en día, vemos personas y personas caminando casi solitarias en medio de una montaña, de un parque, de una playa… Con sus mascarillas, que más parecen bozales, mientras, paradójicamente, sus mascotas -leáse perros- no llevan bozal alguno. Para mí, ahora mismo, la mascarilla es un símbolo: el de la sumisión a las leyes irracionales, a las leyes injustas. El del acatamiento  y la obediencia a la voluntad de los gobernantes, que muchas veces no son más que marionetas cuyos hilos son movidos por los poderes económicos. 

Las mascarillas son también el instrumento pedagógico mediante el que se enseña a los niños la lección más perversa, con el uso del amedrantamiento: yo ordeno, tú obedeces. Todo por tu salud: no beses, no abraces. Porque, supuestamente, pones en peligro a quien más quieres. A quienes más te quieren. No te acerques tanto, no te relaciones. El otro es peligroso. Si te contagias, alguien puede morir. Presérvate. ¡Vergüenza! Se les arrebatado la sonrisa y, con ella, su alegría natural. Por contra, se promueve su docilidad. 

7.- ¿Cómo negar los datos de hospitalizaciones, de ucis, de personas fallecidas? 

Desde luego que no es procedente negar las cifras. En especial las de los fallecidos:   
  *  49.520, por coronavirus, en el año 2020 (según el Ministerio de Sanidad a 21/12/20,  o, 72.910 personas a 17/3/21: muertes por coronavirus, 2020-2021)

Y es que, detrás de esas cifras están los dramas personales. Por covid y por otras causas: en España, 418.703 defunciones en 2018. Esto es, una media de 1.147 personas al día. Tampoco pueden negarse estas otras cifras, referidas también a España:
  *  112.714 por cáncer en el año 2018 (según el Instituto Nacional de Estadística (INE): defunciones por cáncer, 2018*)
  *  99.149 abortos en 2019 (según el Ministerio de Sanidad: abortos, 2019)

A todas estas personas, sus familiares, amigos y allegados, todo mi afecto y mis oraciones. A todas. Porque, en ocasiones tengo la sensación de que sólo importa el covid, que el resto del mundo queda en un segundo plano. 

Es obvio que el covid está en un primer plano, también a nivel económico: el Gobierno de España destinó 16.000 millones para entregar a las CC.AA. según el impacto del covid-19 en cada una. Como muestra, me referiré a los 6.000 millones de euros que componen el llamado TRAMO 1 FONDO COVID (BOE núm. 309, de 25 de noviembre de 2020). Según las cifras a 31 de octubre de 2020 (fecha de corte para proceder con el reparto de los fondos), y conforme al certificado emitido el 12 de noviembre por la Directora General de Salud Pública, resultan estos importe unitarios (insisto, para el tramo 1, que son 6.000 millones de euros, de los 16.000 millones de euros totales):
  *  129.032,26€ por cada uno de los 13.950 ingresos en UCI hasta el 31 de octubre de 2020.
  *  9.054,80€ por cada uno de los 165.658 hospitalizados sin UCI hasta el 31 de octubre de 2020.
  *  42,82€ por cada una de las 14.012.117 PCR realizadas hasta el 31 de octubre de 2020.
  *  42,73€ por cada uno de los 49.147.526 habitantes -población protegida equivalente- en 2020.

Sí, has leído bien, querido lector: 129.032 euros por un enfermo en UCI; 9.054 euros para otro en planta. Hasta el 31 de octubre de 2020. 

8.- Entonces, ¿qué?

Defiendo que el fin no justifica los medios. No respaldo la dicotomía Seguridad vs Libertad. Estoy a favor de revisar -y prácticamente eliminar- todas las medidas restrictivas que todavía se mantienen. A estas alturas, en mi opinión, sólo se justifica el uso de la mascarilla en espacios públicos cerrados cuando no se pueda mantener una distancia superior a 1 metro de distancia. Estoy en contra de legislar, casi de manera ordinaria, a través de un mecanismo disponible para ocasiones extraordinarias, esto es, los reales decretos, o dicho en román paladino, estoy en contra de legislar a golpe de decretazo. Entonces, ¿qué? A nivel individual, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros? Esto es lo que yo hago, con mis muchas limitaciones:
  – Cuestionarme lo que se me presenta como verdad, e investigar. 
  – Desarrollar, en la medida de mis posibilidades, un espíritu crítico y, en consecuencia: 
  – Buscar fuentes de información variadas -y también alternativas a las oficiales- para contrastar lo que se me presenta como incuestionable verdad evidente. 
  – Buscar el apoyo de quienes, por las evidencias de su conducta, considero que persiguen el bien común, en especial de los profesionales suficientemente acreditados que sufren la persecución de los medios oficiales o, al menos, mayoritarios. 

Todo lo anterior, con la precaución de evitar medios -en especial digitales- que aplican una censura encubierta, mediante los algoritmos que usan para presentar los datos, o una censura directa, como las muy cuestionables agencias de verificación, que, en muchas ocasiones califican de bulo o fake news la información contraria a sus posiciones -e intereses-. Tal vez quieras probar con medios alternativos como:
  – el buscador DuckDuckgo.
  – la aplicación de mensajería instantánea Telegram.
  – la plataformas de vídeo Odisee.

Para terminar, apuntaré que todo lo dicho ha sido con el máximo respeto a la posición de cada persona. Asumo que cada una tiene sus razones, y, sobre todo, tiene su derecho y libertad de mantener esa y cualquier otra posición, mientras esté respaldado por el ordenamiento jurídico y la moral elemental.  Confío en que los pilares de la amistad sean también capaces de soportar esta realidad. 

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

 

 

¡Gracias, doctor!

  

Sentir agradecimiento y no expresarlo es como envolver un regalo y no entregarlo. -William Arthur Ward-

Gracias Dr. don Luis Miguel Benito de Benito, por su acompañamiento todo este tiempo, y por mostrarnos otra perspectiva de la realidad.

www.El médico tras la verdad 
COROVANVIRUS. Tras la vacuna
También en Telegram: DrDeBenito

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Felicidad: noble aspiración

Felicidad

En momentos en los que muchos necesitamos recuperar nuestra salud mental –si es que la tuvimos algún día–, traigo a colación a Martin Seligman. El padre de la psicología positiva nos anima a aspirar a la felicidad y el bienestar a través de:

  1. Experimentar emociones positivas; las que nos aportan placer, en su acepción más amplia.
  2. Comprometernos, involcrarse en algo digno; lo que mantiene el ritmo de nuestras acciones y eleva el ánimo.
  3. Mantener relaciones personales positivas.
  4. Lograr metas, incluso triviales.
  5. Disponer de un propósito, dar un significado a lo que hacemos.

Quizá estas preguntas ayuden a pasar a la acción en lo que, en mi opinión, resulta más sencillo:

  • ¿Qué actividad haré cada día que me provoque una emoción positiva o más? ¿Qué actividad placentera, por sencilla que sea?
  • ¿Con quién voy a relacionarme en los próximos días de manera positiva? ¿Qué voy a hacer que suponga una relación positiva?
  • ¿Qué he logrado en los últimos días, habiéndomelo propuesto expresamente o no?
  • ¿Cómo puedo dar significado a lo más relevante que hago cada día?

Para quien se atreva con algo más a medio y largo plazos:

  • ¿Con qué causa quiero comprometerme y trabajar en su favor?
  • ¿Qué hábitos voy a adquirir para fomentar relaciones personales positivas?
  • ¿Qué metas quiero alcanzar, por las que me dispongo a perseverar?
  • ¿Cuál es la razón por la que salgo con ilusión cada día de la cama? ¿Qué propósito persigo con lo que hago?

Tal vez, por ahora, basten dos o tres preguntas, respondidas desde el corazón. ¡Felicidad: noble aspiración!

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

 

FELIZ NAVIDAD

Imagen: Gruta del Pesebre (Greccio, Lazio)

En medio de circunstancias especiales, añorando la cercanía de los que más queremos, sintiendo la dolorosa ausencia de quienes ya no están, la esencia permanezce. El amor, el amor tiene la última palabra. Para los creyentes, el amor misericordioso de Dios, que se hace hombre. De corazón, te deseo ¡FELIZ NAVIDAD!

«Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.» (Lucas 1, 78-79) 

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

El jilguero que escuchaba a las flores

Me despierto sobresaltado,
Sin motivo; todo está controlado.
Ya no tengo que cambiar la hora.
Lo hace sola mi computadora.

¡Qué relajo!
Menos trabajo.
Incluso, menos incertidumbre.
Tampoco ya tengo que hacer lumbre.

Adiós también al antiguo despiste
De ponerle demasiado pronto el alpiste
Al jilguero de mis sueños
Que dejó de cantar por no tener dueños.

¿Añoranza de tiempos anteriores
En los que escuchaba las flores?
Reposadamente, observo al jardinero
Que, de buena gana, limpia el sendero.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

El mejor banquete

       
       ¿Quién, estando invitado, renuncia al banquete por la boda de su mejor amigo, tan sólo porque el vecino le invita a un refrigerio?
       ¡De qué artimañas tan sutiles se sirve el maligno! Parecen tan naturales, tan de niños, tan inócuas. Mas van haciendo mella, sin oposición, porque parece innecesaria.
       «Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?» – Romanos 8:31-  
       Feliz Pascua de Resurrección.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com