¡Maldita intervención!

Pasó en Madrid, una tarde cualquiera de hace casi cuarenta años, o más:

– ¡No es justo, mamá! Yo gané las canicas de forma legal.
– Pero hijo, ¡le dejaste sin una sola canica!
– ¿Y…? ¿Le obligué yo a jugar? ¿Le obligué, acaso, a seguir jugando cuando perdió las tres primeras, las cinco primeras? Además, no han sido tantas…
– Muchacho, ¿qué querías que hiciera? ¡Es su madre la que las ha reclamado! Y somos vecinos.

Todavía lo recuerdo, lo que gané limpia y legalmente, siguiendo las reglas del juego, me fue arrebatado por la intervención de la madre, que igual podía haber sido la del padre…

Lo que no me imaginaba yo en aquella época era que conductas de este tipo iban a ser reproducidas, a mayor escala, por el Estado, por los Estados en economías de libre mercado.
Entre tanto, los ciudadanos miramos a otro lado, unas veces, escépticos; otras veces, llenos de prejuicios o, simplemente, atendiendo a nuestras cosas. Sin cuestionar nada y, ¡qué pena!, negando una mínima empatía reconfortante.

Al final, no recordamos las palabras de nuestros enemigos sino el silencio de nuestros amigos.Martin Luther King.

¡Feliz fin de semana!
www.vidaapasionante.com
¡vive, disfruta, comparte!

Abrazos de colores

 

¿De qué color quieres hoy sus abrazos? ¿De qué color regalarás hoy los tuyos? Azul, verde, violeta… rosa, púrpura, turquesa…

Abrazo de bienvenida, ¡qué mejor acogida! Y de despedida, aunque sea corta la salida.

De agradecimiento, ¡siempre es buen momento! Y de arrepentimiento, ¡que no quede resentimiento!

Abrazo de consuelo, por pequeño que sea el duelo. Abrazo sanador, que mitiga el dolor.

De felicitación, por el esfuerzo y la consecución. Y de reconciliación, ¡dalo a la menor ocasión!

Abrazo largo, que nos saque del frío letargo. Enérgico, exultante, profundo, apasionado, nostálgico, radiante, suave, reconfortante.

Abrazo de amigo; a quien lo da, desde el fondo de mi corazón, bendigo.

¡Cuánto bien me hace un abrazo! Yo lo doy, por si acaso. ¡O porque sí!

¡Feliz semana!
www.vidaapasionante.com
¡vive, disfruta, comparte!

¡Soñé ser mujer!

Anoche, soñé que me desperté mujer; ¡fuerza y poder!
——-
Algo cansada me levanté; será por todo después de la cena querer recoger.
¡Vaya! No está hecho el café. Algo más tendré que correr.
Suerte que ayer, para hoy cociné… Esta tarde, después de la compra, ¡sesión de Pilates!

¡Maldición! ¿Qué le ha pasado a este pantalón? ¡Arriba muchacho! Hoy es la excursión.
Junto a la mochila tienes la merienda; no hace falta que la compres en la tienda.

¡Llueve! Atasco seguro; no llego antes de las nueve.
Para colmo, ¡cierre de mes!: hasta terminar, nadie se mueve.
Nada de comer, ¡dieta sin querer!

Por fin, ¡relax!, la jornada de trabajo llega al final…
¡Riiiiiing! Cariño, ¡reunión sorpresa!, no puedo recoger al niño.
Bueno, un miércoles más, ¡adiós al Pilates! Y, encima, ya está pagado.

¡Por fin en casa! Para relajarme, un paseo por el parque voy a darme.
¡Mamá! … examen de matemáticas, ¿compraste la calculadora?
¡Dios mío! Ni calculadora, ni rotuladores de colores, ni compás… ¡Adiós a caminar!

¡Vaya!, un mensaje sin revisar. Cariño, no voy a cenar; veo el partido en el bar, ¡Champions total!
Bueno, ¡mañana será!
——–
¡Riiiiiiing! ¿Tan pronto el despertador? ¡Es verdad! Hoy viajo a La Navata.
Amor, ¿recogiste el traje del tinte? ¿Y la corbata?
——–
¿Frivolizo? ¿Exagero? ¿O corto me quedo?
¡Mil perdones! Quizá la empatía no esté entre mis dones.

Mujer, ¡gracias por tantas atenciones!
Amigo, ¡obras son amores y no buenas razones!

¡Feliz semana!
www.vidaapasionante.com
¡vive, disfruta, comparte!

¡Vuelve, divina esencia!

Hoy no escribo, más bien, deliro; a sentir tu corazón aspiro.

En mi imaginar delirante, sin saber qué hacer, mi mente vaga errante, ¿cuándo te podré ver?

¡Adivina! ¿Quién es objeto de mi delirio? Alguien con esencia divina.

No nombro el nombre porque no cabe esencia tan grande en su nombre, ya sea mujer u hombre.

Tu nombre apenas te nombra, ¡al sol, nadie hace sombra!

¡Bendito el nombre que da presencia a tan grande esencia!

¡Bendita tu divina esencia que trasciende la vivencia de tan terrible experiencia!

Mente, corazón y alma, tu grandeza proclaman; a una voz, el retorno de tu esencia, reclaman.  

Vuelva tu esencia natural, tu impoluta, loable, impecable, ¡tu esencia sin igual!

Vuelva tu tranquila, sencilla, agradable, ¡tu feliz existencia!

No más resistencia. ¡Vuelve, divina esencia!

www.vidaapasionante.com

Vive, disfruta, comparte.

 

¡Feliz retorno!

Vuelta al quehacer diario, tal vez, rutinario.

Atrás quedan experiencias fascinantes, algunas también relajantes.

Atrás las buenas emociones, que dan paso a nuevas sensaciones.

¡Vigilo mis malas emociones! ¿Y si no lo son?

¿Y si solo son señales que anuncian la necesidad de descanso, de planificación o de simple reflexión? De alguna manera, me urgen a la acción.

Doy la bienvenida a cualquiera emoción que albergue mi corazón. Son esencia humana, ¿cómo sacar ventaja de ellas? ¿Acaso no son una llamada a la acción?

¡A eso me apunto yo!

¡Feliz semana!

Vive, disfruta, comparte.

www.vidaapasionante.com