El paseante

 

Decidió salir a pasear. Era una tarde cualquiera; tal vez de otoño, justo después del invierno. Eligió el camino habitual, aunque aquella mañana resultaba como si nunca antes lo hubiera transitado. ¡Curiosa sensación! ¿Se habrían difuminado sus recuerdos tal cual se difuminaban los contornos de los árboles con la luz crepuscular? La bifurcación del camino la invitó a elegir, pero ella prefirió seguir los dos ya que nadie la obligaba, mientras se preguntaba «¿hasta cuándo?», como si en realidad tuviera alguna intención.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com