Milagrosa coincidencia

 

Hoy es la fecha del día en el que escribo, o cuando tú lees. Me despierto de madrugada, o incluso antes de que anochezca. Desde luego, antes de que el sol se haya puesto. De otra manera, es imposible que pudiera escribir. ¿Te lo imaginas? Si no, no pasa nada. Ya pasó.

Imagina otra cosa mejor. Mejor para ti, mejor para mí. Mejor. ¿Hay algo mejor que imaginar lo que antes no imaginaste? Imagina ahora. Mejor que imaginar: vivir, sentir.  Sentir que sientes, sentir que vives. O, a ratos, dejar de sentir. Dejar que se vaya, y que no vuelva. ¿Acaso te pertenece? No. No es tuya. ¿De quién será pues? ¿A quién obedece? A ti, en cualquier momento. Otras veces no. Déjala ir. Ya está escapando. Sigilosa, sale. Adiós.

¡Qué alivio! Sentir otra vez. Luz. Color. Calor. Claridad. Frescura. Sí. Alegría. Quedó la puerta cerrada. Se acabó. No es una película. Ni una obra de teatro. Es real. Ahora, sólo el viento agita las olas. Gritan las odas. Calla el viento. Silencio silencioso en medio del silente interior. Vacío. Y ahora, ¿qué? Vuela. Vive. Siente. Miro. Veo. Vivo. Suave suavidad que acaricia.

¿Qué es? ¿El Espíritu de Dios? ¿O el amor en estado puro? Puro delirio. De alegría. ¿Acaso no he despertado? ¿Acaso escribo sonámbulo? Igual que sonámbulo vivía. ¿Quién más? ¿Quién más escribe? ¿Quién más despierta? ¿Quién vive?

La noche amaneció y ahora ilumina el día. Luz para ti. Luz para mí. Luz en lo alto. Por encima de nuestras cabezas. Luz en nuestra cabeza. Mentes iluminadas. Desde hoy, o desde mañana. Descanse en paz el ayer doloroso. ¡Gloria al Dios vivo! Ya no hay cruz. Sólo luz. Brilla. Ilumina. Ya pasó. Todo está bien. Todo está bien. Tú y yo. Los demás también. Luz. Paz y bien.

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte
Por el mismo autor: www.15habitos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *