Alegría incondicional

¡Al carajo con todo! Fue lo último que dijo. Cerró el ordenador, cogió su bolígrafo y su cuaderno de notas y se marchó sin dar las buenas tardes. ¡Su propuesta había sido rechazada!
     Desde luego, aquel miércoles no había sido su mejor día. Cabizbajo, cariacontecido, con paso cansino, salió de la oficina y se dirigió a casa. Sonó el móvil. Sin mirarlo, pulsó el botón de silencio y continuó caminando.
     Así, avanzó sin levantar la vista del suelo, excepto para ver la luz de los semáforos al cruzar las calles. Llegó al último del trayecto. De repente, su cara se iluminó y esbozó una sonrisa. Se relajó su semblante, sus ojos brillaron por un instante. Al otro lado de la calle distinguió a Berta, esbelta, radiante, parada junto al semáforo, apoyada en la pierna de su dueña.
     Entonces, el pensamiento lo transportó de inmediato a su casa. Se imaginó abriendo la puerta y, casi sin darle tiempo a cerrarla, a Sultán girando a su alrededor, aguantando el ladrido, moviendo sin parar su cola, para finalmente, el animalillo, como pidiendo permiso con su mirada, terminar subiendo sus manos hasta las de él. Como cada día del año, como todos los días del año.
     Sonó la señal del semáforo, que acababa de abrirse. Volvió a la realidad del presente. Al cruzarse con ella, saludó amablemente a Lucía, la dueña de Berta.
     Después, con la cabeza ya erguida y la mirada al frente, pensó en lo mucho que se había opuesto a la llegada de Sultán a casa. Había argumentado y contrargumentado, incluso con mayor vehemencia que en la reunión de esa tarde, las razones por las que no les convenía meter un perro en su vida.
     Ya en el ascensor, imaginó, cómo iba a ser su recibimiento, el de él, a su mujer, que regresaba de un viaje de trabajo aquella noche. ¡Lo decidió! Se uniría al de Sultán, aunque solo fuera para probar. 

¡Por una vida apasionante! 
vive, disfruta, comparte

Por el mismo autor: www.15habitos.com

Fotografía por gentileza de Taivas Bulud 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *